Health Information

Dos estudios informan que las pruebas de detección del cáncer de colon funcionan

Dos estudios informan que las pruebas de detección del cáncer de colon funcionan

La colonoscopia, la sigmoidoscopia e incluso las pruebas de sangre oculta en las heces reducen el riesgo de morir de cáncer

MIÉRCOLES, 18 de septiembre (HealthDay News) -- Las personas tienen menos probabilidades de morir de cáncer de colon si utilizan cualquiera de las pruebas de detección que se recomiendan en la actualidad, revelan un par de nuevos estudios a largo plazo.

La colonoscopia sigue siendo la herramienta más efectiva de detección, ya que reduce el riesgo de morir de cáncer de colon en un 56 por ciento, según los nuevos datos, que aparecen en la edición del 29 de septiembre de la revista New England Journal of Medicine.

Sin embargo, los otros dos métodos de detección recomendados también reducen en gran medida la mortalidad por el cáncer de colon, hallaron los investigadores. La sigmoidoscopia flexible provee una reducción del 40 por ciento en el riesgo de morir de cáncer de colon, mientras que las pruebas anuales de sangre oculta en las heces ofrece una reducción del 32 por ciento en el riesgo de muerte.

"Incluir todas estas pruebas en las directrices de las organizaciones importantes sigue teniendo sentido", aseguró el Dr. Durado Brooks, director de cánceres de próstata y colorrectales de la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society). "Honestamente, muchos pacientes no tienen acceso a una colonoscopia o no están dispuestos a someterse a esa prueba. Muchos estudios han mostrado que ofrecer opciones a los pacientes aumenta las probabilidades de que completen alguna forma de evaluación, y eso es lo más importante".

Los resultados provienen de un par de estudios que evaluaron los beneficios sanitarios a largo plazo de las pruebas de detección para el cáncer de colon.

El primer estudio investigó el uso de la colonoscopia y la sigmoidoscopia flexible en un grupo de casi 89,000 profesionales de la salud en un periodo de 20 años.

La colonoscopia utiliza un delgado tubo equipado con una cámara para examinar toda la longitud del colon en un procedimiento durante el cual por lo general se seda a los pacientes. La sigmoidoscopia flexible es un procedimiento similar, pero con un tubo más corto que examina una parte más reducida del colon, de forma que los pacientes no necesitan ser sedados.

El estudio halló que la colonoscopia era más efectiva para prevenir la muerte por cáncer en todo el colon, pero ambos procedimientos redujeron en gran medida el riesgo general de muerte por cáncer de colon, señaló el Dr. Andrew Chan, profesor asistente de la Unidad Gastrointestinal del Hospital General de Massachusetts, y coautor principal del informe.

"La colonoscopia fue superior a la sigmoidoscopia flexible en términos de la reducción del riesgo de cáncer de colon en todo el colon", comentó Chan. "Pero este estudio realmente respalda las directrices y recomendaciones existentes de que los individuos se sometan a una exploración mediante colonoscopia o sigmoidoscopia. Creo que este estudio muestra que hay un impacto muy real sobre el riesgo de contraer y morir de cáncer".

El segundo estudio se enfocó en la prueba de sangre oculta en heces, que utiliza agentes químicos para detectar trazas de sangre en las heces de una persona.

Investigadores liderados por la Dra. Aasma Shaukat, del Centro Médico de VA y de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis, dieron seguimiento a más de 46,500 residentes de Minnesota que se habían asignado al azar a recibir una prueba de sangre oculta en heces cada año o cada dos años, o a no recibir las pruebas. La investigación se realizó entre 1976 a 1982 y de 1986 a 1992.

El equipo del estudio utilizó los certificados de defunción para ver cuáles de los participantes del estudio original habían muerto de cáncer de colon para 2008.

Los que se sometieron a las pruebas anuales experimentaron una reducción del 32 por ciento en el riesgo de muerte por cáncer de colon, mientras que los que se sometieron a pruebas bienales alcanzaron una reducción del 22 por ciento en las tasas de muerte por cáncer, reportaron los investigadores.

Brooks dijo que los hallazgos sobre la prueba de la sangre oculta en heces "son particularmente importantes, dado que entre muchos profesionales clínicos de atención primaria existe la percepción de que al ofrecer a los pacientes la prueba de heces están de alguna forma ofreciéndoles una prueba inferior".

Los pacientes que se someten a una prueba de sangre oculta en heces en la actualidad pueden esperar una protección incluso mejor contra el cáncer, aseguró el Dr. Theodore Levin, quien escribió un editorial que acompaña a los dos estudios en la revista. Levin es profesor clínico asistente de medicina de la Universidad de California en San Francisco.

"La antigua prueba de sangre oculta en las heces que se llevó a cabo en el ensayo de Minnesota ha sido mejorada y refinada con métodos bioquímicos modernos", aseguró Levin, quien también es científico investigador de la División de Investigación de Kaiser Permanente del Norte de California. "Es mucho más precisa y mucho más sensible, así que esperaríamos que hoy en día el beneficio de esa prueba fuera incluso mayor".

La prueba sanguínea podría ofrecer ciertas ventajas potenciales respecto a la colonoscopia, añadió Levin.

Los pacientes se tienen que someter a un incómodo proceso de limpieza antes de una colonoscopia, utilizando potentes laxantes, y si no limpian el colon de forma adecuada, eso puede impedir la capacidad de los médicos de detectar los pólipos precancerosos. La colonoscopia también puede obviar unas lesiones más pequeñas.

"Quizás una prueba de sensibilidad moderada que se realice con más frecuencia tendrá más probabilidades de detectar el cáncer de colon o prevenir la muerte por cáncer de colon", planteó Levin.

El resumen de todo esto es que todas las personas deben utilizar al menos uno de estos métodos de detección según las recomendaciones, aseguró Brooks. Los expertos recomiendan que las personas se hagan una colonoscopia cada diez años, una sigmoidoscopia flexible cada cinco años, o una prueba de sangre oculta en heces cada año.

"Mi esperanza es que las personas observarán estos estudios y se darán cuenta del valor potencial de todas estas pruebas", comentó Brooks. "Elegir cualquiera de ellas es muy superior a no hacerse ninguna prueba".

Más información

Para más información sobre las pruebas de detección del cáncer de colon, visite el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. (http://www.cancer.gov/espanol/recursos/hojas-informativas/deteccion-diagnostico/examenes-colorrectal )

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Andrew Chan, assistant professor, Gastrointestinal Unit, Massachusetts General Hospital, Boston; Theodore Levin, M.D., research scientist, Kaiser Permanente Northern California Division of Research, and assistant clinical professor of medicine, University of California, San Francisco; Durado Brooks, M.D., director of prostate or colorectal cancers, American Cancer Society; Sept. 29, 2013, New England Journal of Medicine