Health Information

Vinculan el envío de mensajes de texto con contenido sexual con las relaciones sexuales en la escuela intermedia

  • Home
  • Health Information
Vinculan el envío de mensajes de texto con contenido sexual con las relaciones sexuales en la escuela intermedia

El 40 por ciento de los que habían enviado mensajes o fotografías explícitos dijeron que habían sido sexualmente activos, halla un estudio

LUNES, 30 de junio de 2014 (HealthDay News) -- Los estudiantes de escuela intermedia que envían mensajes de texto y fotografías sexualmente explícitos ("sexting") son más propensos a tener relaciones sexuales que los que no lo hacen, halla un estudio reciente.

Una encuesta de adolescentes jóvenes en Los Ángeles halló que el 40 por ciento de los que dijeron que habían enviado mensajes o fotografías explícitos dijeron que habían sido sexualmente activos, frente a apenas el 5 por ciento de los demás niños con teléfonos celulares que podían mostrar mensajes de texto.

"La sorpresa es que entre los niños más pequeños (de 11 a 13 años) los mensajes con contenido sexual no son una alternativa a la actividad sexual en la vida real. En realidad forman parte de ella", señaló el autor del estudio, Eric Rice, profesor asistente de la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles.

"Además, los niños que reportaron 100 o más mensajes de texto al día eran mucho más propensos a reportar el envío de mensajes con contenido sexual, así que ser un usuario excesivo de mensajes podrían ser una indicación de unas conductas arriesgadas", añadió Rice.

El "sexting" se refiere a los mensajes sexualmente explícitos enviados a través de una computadora o de un teléfono celular, en ese caso con o sin imágenes. Algunos mensajes de texto podrían solo ser explícitamente insinuantes, mientras que otros incluyen desnudez.

Los expertos no se muestran de acuerdo sobre el nivel de riesgo que plantea el "sexting", así que no hay una prueba definitiva de que los mensajes electrónicos sean un portal a la actividad sexual temprana.

"Los mensajes sexuales no son dañinos en sí, pero pueden tener implicaciones nocivas", advirtió Rice. "Puede arruinar reputaciones, causar problemas legales y quizá anime a los niños a ser más sexualmente activos".

Para el estudio, los investigadores encuestaron a más de 1,300 estudiantes de 10 a 15 años en el distrito escolar de Los Ángeles en 2012. Entre los que respondieron a las preguntas sobre su etnia y sexualidad, el 60 por ciento eran latinos y el 96 por ciento eran heterosexuales.

Los investigadores ajustaron sus estadísticas para que reflejaran mejor la conformación étnica del distrito escolar.

Más de dos terceras partes de los estudiantes tenían sus propios teléfonos celulares. Tres cuartas partes tenían acceso a un teléfono celular que podía mostrar mensajes, según el estudio, que aparece en la edición en línea del 30 de junio y en la edición impresa de julio de la revista Pediatrics.

Solo una minoría de los niños con acceso a los mensajes de texto admitieron hacer sexting. El 20 por ciento dijeron que habían recibido un mensaje o fotografía sexualmente explícita, y el 5 por ciento dijeron que habían enviado uno.

Pero los adolescentes jóvenes que recibían mensajes con contenido sexual tenían seis veces más probabilidades de reportar haber tenido relaciones sexuales, lo que se define como sexo oral, vaginal o anal, según el estudio.

Los que enviaron mensajes con contenido sexual eran unas cuatro veces más propensos a reportar actividad sexual.

Pero el estudio tiene limitaciones. Una es que la información reportada por los mismos participantes podría estar sesgada. "La conducta sexual es notoriamente difícil de medir porque se depende de lo que la gente dice sobre sí misma", dijo Amy Hasinoff, profesora asistente de la Universidad de Colorado, en Denver, que estudia el sexting.

Hasinoff advierte a los padres que no se preocupen en exceso sobre sus hijos que pasan mucho tiempo enviando y recibiendo mensajes de texto. "No sé si usar mucho los mensajes de texto es un problema en particular", comentó.

"Debemos pensar sobre los teléfonos celulares como una forma en que los niños se comunican. Nunca se diría que los niños hablan demasiado con sus compañeros de clase en el recreo, o que usaron 1,000 palabras en el recreo y que es excesivo", añadió.

¿Qué deben hacer los padres?

"Comience a hablar con sus hijos sobre el sexting pronto. Si sospecha que su hijo o hija está enviando o recibiendo mensajes de texto con contenido sexual, tenga en cuenta que probablemente también está siendo sexualmente activo", apuntó Rice, la autora del estudio.

"Recuerde que el embarazo adolescente y las enfermedades de transmisión sexual se pueden prevenir, pero los padres, los maestros y los pediatras deben educar a los adolescentes de forma concienzuda", añadió Rice.

El estudio señala que quizá los padres también deseen "monitorizar abiertamente" los teléfonos celulares de los niños. Pero Hasinoff dijo que "eso envía el mensaje exactamente incorrecto".

Los padres deben hablar sobre la importancia de la privacidad y servir como modelos de rol, planteó. "Queremos enseñar a los niños a respetar la privacidad de los demás y a desarrollar el sentido de que la privacidad es realmente importante", explicó.

Los niños también deben aprender sobre la necesidad de obtener el consentimiento para cualquier tipo de conducta sexual, lo que incluye enviar a alguien fotografías sexualmente explícitas, añadió.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre cómo hablar sobre el sexting con sus hijos adolescentes (http://www.healthychildren.org/Spanish/family-life/Media/Paginas/Talking-to-Kids-and-Tweens-About-Social-Media.aspx ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Eric Rice, Ph.D., assistant professor, University of Southern California, Los Angeles; Amy Hasinoff, Ph.D., assistant professor, University of Colorado Denver; July 2014 Pediatrics